cultura-corporativa

Las empresas también cuentan con una personalidad y esta se denomina cultura corporativa, cada una es única y está determinada por la historia de la compañía, así como también el rubro, entorno social, el clima laboral y otros factores. Todos estos elementos influyen en el desempeño de colaboradores y aliados.

Para ser parte de un cambio en este aspecto de tu empresa, te compartimos 4 pasos esenciales de cómo empezar a hacerlo:

 

El conocimiento de la empresa, un factor importante

Para sostener una gran cultura corporativa, la información es determinante. Por eso es fundamental conocer cuáles son las prácticas que se viven dentro de la empresa que queremos mantener, y qué características queremos crear y promover, y de esta manera dirigirla a los resultados que deseamos lograr a nivel empresarial. Contar con una estrategia es el primer paso.

 

Alinear a los colaboradores con constancia diaria

Es sabido que nadie puede llegar hasta un objetivo que no conoce. Por esto, para que los colaboradores estén alineados con la cultura corporativa de la empresa, es clave comunicar de manera clara cuáles son las conductas, valores y objetivos que son importantes dentro de mi organización.  Este es un proceso que permanentemente debe ser cuidado desde el área de gestión de personas, y sobre todo por los líderes de la compañía. Vivir la cultura de la misma es un proceso que requiere constancia, y debe ir acompañado de una actitud positiva que permita que el mensaje sea motivador para llevarlo a cabo.

cultura-corporativa-camila-gonzalez-yoicaCamila González – Consultora de Proyectos de Yoica

 

Brindar libertad para tomar decisiones a los colaboradores 

El tercer paso que recomendamos para iniciar con el cambio es poder generar un ambiente en el que la libertad de expresión fluya. Una cultura corporativa de calidad que otorgue la posibilidad de tomar decisiones, crear y proponer ideas nuevas sin miedo, empodera a las personas y en consecuencia, las anima a generar resultados que van más allá de lo esperado. Permitir esta responsabilidad a integrantes del equipo en posiciones de menor jerarquía, coloca al equipo en la interacción líder-colaboradores. Como resultado se descentraliza la toma de decisión absoluta de los directores o gerentes y la sensación de poder colectivo aumenta.

En este modelo, el líder tiene un rol de guía y participante activo dentro de las actividades del equipo, su involucramiento a pleno es decisivo. Este tipo de gestión requiere establecer políticas y condiciones de satisfacción claras.

 

Promover el trabajo en equipo, la apuesta al éxito

Por último, para poder crear una cultura de trabajo de alto rendimiento, es indispensable definir un objetivo común, el rol de cada miembro del equipo para lograr esta meta y fomentar una comunicación que implique a todos los participantes.

Así también, es importante reconocer las fortalezas y las oportunidades de desarrollo de cada miembro del equipo. Esto nos permite complementarnos, y lograr resultados de manera fluida, manteniendo vínculos de confianza.

Desde Yoica trabajamos en el Proyecto Cultura Feliz y Efectiva en el que ayudamos a potenciar la cultura de tu empresa, consultá ya sobre nuestros servicios de consultoría: Camila González: 0981 780559camilamaria@yoica.com.py