inteligencia-emocional

Para definir la inteligencia emocional de una manera concreta, en Paraguay y en cualquier parte del mundo, podríamos decir que es la clave fundamental para que las relaciones entre las personas resulten beneficiosas, y el camino no es otro que el de la comunicación.

En el trabajo, y muy común en Paraguay,  debido a la cantidad de horas que pasamos en él, lo más importante es lograr la interacción con las personas que forman parte de nuestro ambiente laboral como compañeros, jefes, clientes, proveedores o público en general, ya que nos ayuda a sobrellevar conflictos y mantener la solidez del equipo.

Es primordial que los miembros de una unidad laboral desarrollen la inteligencia emocional, a través de sus capacidades profesionales, y además, hagan el ejercicio de ayudar a los demás a desarrollar su propia inteligencia emocional. Para ello, volvemos al inicio en el que la base de todo es la comunicación, pero no cualquiera, sino aquella que es eficaz en el trabajo y capaz de establecer conexiones, teniendo siempre en cuenta que algunas palabras mal interpretadas pueden generar situaciones desgastantes.

La inteligencia emocional nos ayuda a reconocer las emociones de los demás y utilizarlas, en el buen sentido de la palabra, para resolver las situaciones de manera productiva.

Inteligencia emocional

Algunos puntos a tener en cuenta para mejorar nuestra inteligencia emocional

1-     Exteriorizar lo que pensamos, sentimos y queremos. En Paraguay, la cultura de guardarse lo que uno piensa o siente, especialmente frente a personas de rango superior, sigue muy arraigada. La clave para dar este paso es marcar la diferencia entre miedo y respeto.

2-     Defender nuestras opiniones, explicar los fundamentos, administrando o gestionando nuestras emociones.

3-     Compartir opiniones sobre las ideas o las acciones de otras personas de manera constructiva.

4-     Comunicarse como equipo, practicar utilizando en todo momento el uso de la palabra “nosotros”, o como decimos en Paraguay, “ñande” (nosotros en idioma guaraní).

La capacidad que tengamos para ayudar a los demás, el correcto trato de las relaciones interpersonales, ayudarán a crear una organización emocionalmente inteligente.